Cuando el silencio encapsula el corazón y quedas atrapada en una prisión gélida, donde lo único que escapa de ti es el fantasma de tu aliento, solo quedan tus ojos como dos trozos de cristal y tu cuerpo azul inerte por la soledad.
PIA ARIZAL

Comentarios

Entradas más populares de este blog