¡ACEPTO!

Esta bien, acepto, tienen razón.
Tienen razón las voces del corazón y acepto que no estás,  que no estas presente, acepto que te hayas lejos, que tenemos un océano de por medio.
Y sí,  acepto que son horas de espacio en el tiempo, tiempo que divide tu día de mi día, y que cuando duermo tú te hayas despierto.
Y sí,  claro que acepto que son tus labios los que beso cuando muerdo los míos besando tu recuerdo.
Y sí, claro que acepto que mi corazón late más aprisa,  no porque me estreches entre tus brazos, sino porque recuerdo el palpitar de tu corazón contra mi pecho.
Y sí,  claro que acepto que cuando me meto entre las sábanas de mi cama, la tibieza que siento no es más que el calor de mi cuerpo deseando perderse entre sueños, donde siempre te encuentro.
Y sí, claro que acepto que no importa el espacio, ni el océano de por medio, ni el tiempo, ni la razón atacando mi pensamiento, racionalizando sentimientos, porque ya no importa nada, nada más que soñar con ser tu amada.

¡Claro que te acepto!


Comentarios

Entradas más populares de este blog