¿QUÉ POR QUÉ NO TE DEJO?
Sería maravilloso poder tener el control del tiempo y así poder reiniciar todos esos momentos que terminaron en desastre, pero mira que no es posible, el tiempo no se detiene, ni se devuelve para dar nuevas oportunidades de hacer las cosas bien.
Anoche fue una noche de esas, quizás era lo que finalmente buscabas, ¡bueno, así lo sentí cuando llegué a mi casa!, es que preguntabas con tanto ahínco el porque no te dejé, porqué seguía contigo a pesar de lo último que hiciste, al engañarme para ir a disfrutar de unos días en otra cama, o porqué no te dejé cuando me enteré que fuiste incapaz en diferentes oportunidades con diferentes personas de decirles que yo era mucho más que tu novia.
Bueno, la respuesta es simple: es que ha sido tanto tiempo y tantas veces soltando y alejándome, corriendo tan rápido lejos de ti, viendo lo que no tengo que ver para llenarme de motivos y no volverte abrir mis brazos y entregarte el corazón, pero mira que es complicado cuando no se sabe odiar y el resentimiento y la venganza son semillas que jamás germinan…, o quizás soy demasiado tonta, pero es que siempre he sentido que es más fácil amar que otra cosa.
¿Qué por qué no te dejé cuando descubrí tus mentiras?, pues bien, no lo hice porque esta vez yo le aposté todo lo que tenía a tus últimas promesas, juramentos y compromisos que en una noche hace poco me hiciste tumbados en el suelo frío de lo que hoy es tu habitación mientras nos amábamos.
Con miedo debo confesarte que decidí darlo todo por este amor que ha sobrevivido a tantas cosas y no arrojar la toalla a tu siguiente equivocación, porque yo sabía que te equivocarías, lo que no sabía es que tan pronto lo harías.
Decidí que me mantendría firme por los dos, por si tú volvías a dudar ante tus múltiples pensamientos que no llegan hacer nunca hechos reales, así doliera, es que no quería ver con tristeza como se vuelve a ir la oportunidad de ser feliz, porque encontraste en tu divagar la curva de una sonrisa ajena, para luego enfrentarme de nuevo una y otra vez al miedo con el amor como mi única defensa.
Yo soy fuerte pero no al extremo de no romperme si tu boca me besa y tus brazos me estrechan o mientras tus ojos me miran llenos de amor y seguros que soy yo lo único que quieres; y es que como no creer en lo que me dijiste aquel día, si fuiste claro que solo conmigo harías realidad el sueño que supuestamente tanto ansias y de no ser conmigo ya no lo harías… Y mira que anoche lo volviste a decir.

¿Qué porqué no te dejé? Porque yo decidí amar, pero tú no conoces ese tipo de amor, es que nunca lo has recibido porque el amor que conoces es el que se divierte en la noche mientras quita sujetadores y se siente vivo con el derroche de música y mujeres jóvenes.
PIA ARIZAL

Comentarios

  1. Que detalla visión, cuando las circunstancias favorecen a a sólo uno. En el amor como en la vida, ha cazador, presa y asecho...
    Es un placer seguirte hermosa amiga Pía Arizal

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Que agradable es tenerte en mi blog, Raul Sánchez Vallarta!
      Tienes toda la razón, en la vida como en el amor, siempre hay cazador, presa y acecho; pero qué sería de la misma vida sin un poco de esto, sin la tormenta que se forma tras amores no correspondidos, o pasiones desbordadas, u hombres y mujeres frágiles o vulnerables a sentimientos inesperados. La verdad me conmueve enormemente cuando me comparten historias de amores no correspondidos, siempre me tocan el corazón como ocurre en este caso.
      Yo siempre quiero que las personas sean muy felices pero en ocasiones ese deseo es una utopía.
      No dejes de llegar amigo, me complace enormemente leerte y seguirte.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog