DESDE MI PUNTO CERO


Hoy he salido, he vuelto a encontrarme en ese mismo camino, mis pies van nuevamente solos, y el sol brilla pero no calienta; respiro profundo y ahí vuelvo a estar, al inicio de todo, en el punto cero de tu desamor y mis sueños, absolutamente decidida a recuperarlo, si es que acaso el tiempo se recupera.
Hay momentos en la vida, que nunca aprecias sino hasta que el tiempo se ha ido y ya no tienes aquella voz endulzando el café de la mañana, ya no sientes esa presencia que te acompaña en la distancia, y te ves un día cualquiera con los ojos cerrados, sosteniendo un pocillo humeante entre las manos y respiras profundo, mientras tus neuronas se revientan entre corto y corto desesperadamente, procurando encontrar ese recuerdo de aire tibio que escapaba de tu boca, enredado en cada palabra que pronunciabas, pero ya no hay nada, solo queda un oscuro espacio de tiempo perdido con un silencio que condena; y es que decidiste callar huyendo del alcance de tus dulces mentiras y no te diste cuenta que callarse las verdades puede ser más peligroso que enfrentarse a la tormenta que inclemente arrasa en el valle de los sentimientos.

PIA ARIZAL









Comentarios

  1. Profunda y exquisita tu tinta querida Pia...Extrañaba leer la profundidad de tus letras, tienes el don, no lo abandones, explotalo, en el buen sentido de la palabra...Siempre hay un corazón que comprende y se identifica con nuestro sentir....MUY BELLO....Gracias por compartir hermanita por siempre :)

    ResponderEliminar
  2. Mi hermosa amiga, tus palabras siempre tan dulces y generosas, gracias por todas ellas y por esa motivación que siempre le inyectas a estas líneas que brotan con amor de mi corazón y de mis días.

    ResponderEliminar
  3. En esa renuncia, quedan inerte todo... Los sueños, deseos, mentiras y verdades...
    En la tormenta se arrasa con todo justos y pecadores.
    Que bella reflexión, es un placer saludarte y leerlee
    Pía Arizal

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querido Raul Sanchez Vallarta, es para mi un honor tenerte en mi blog, pero sobre todo tener tus bellos comentarios... Como siempre eres muy acertado cuando dices que en esa renuncia queda todo inerte: los sueños, deseos, las mentiras y verdades.
      Un abrazo fuerte y sostenido.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog