Ya les había dicho que a mi juicio las historias de amor son más bonitas cuando son ajenas y para esta publicación elegí “PEQUEÑOS FRASQUITOS”, porque la escribí en un momento de mi vida, donde el sol brillaba para mí en medio de mis días mustios, tristes, fríos y vacíos… de tal manera que hoy lo veo como si fuera una hermosa historia de amor que vivió alguien más por mí; quizás por eso me parece tan bonita y quizás por eso tengo llenos todos mis frasquitos con sus risas, palabras, miradas enamoradas, manos congeladas, abrazos tiernos, su voz enloquecedoramente apasionada y un millón de sueños como los que se ofrecen en una noche de San Juan al lado del mar.

Es que no siempre todo es malo y justo cuando la oscuridad amenaza con reinar completamente un rayito de luz se encarga de iluminar ese mundo; así fue como llegó ese bello amor a mi vida y aunque hoy ya no está me dejó pequeños frasquitos llenos de él.


PEQUEÑOS FRASQUITOS


¿Haz imaginado que sucedería si el amor viniera en pequeños frasquitos. ..?


Amor...amor...amor...
Yo los compraría todos, así cuando no estés los destaparía uno a uno para tomar en pequeñas cantidades un destello de tu mirada, un sorbo de tus besos, una caricia de tus amorosas manos...que llenen de color mis días, agregando una pizca de dulce a mi vida y por último ... por último me refugiaría en el resplandor de tu sonrisa...en la sonrisa que por un instante inmovil en el tiempo, me conquistó.


Y así. ..amor, amor, amor...te esperaría.


Pia Arizal.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

QUE GANAS TENGO DE TENERTE