LOUIS. CAPITULO 5


Aquel día en la Pesquera Marroquí, donde Louis compartió con su gran amigo, hoy se siente tan lejano, todo lo que allí se habló pareciera haber ocurrido hace una eternidad o solo ser las imágenes de una película de la cual solo recuerda vagas cosas.


Capítulo 5: La esperanza

"Son las sumas de mis días y las restas de mis alegrías,
son las noches portales a mis deseos y
mis mañanas oportunidades para no arruinar lo que quiero.
Eres tú lo que guardo en mi recuerdo y en la noche espero"
LOUIS


MIERCOLES 1 DE NOVIEMBRE, 7:30 A.M.
Louis se dispone a iniciar una nueva semana, después de haber estado los últimos tres días con su familia en un pueblo cercano; todo a su alrededor empieza a cambiar, hasta el clima, que apenas hace dos meses era tan cálido; llega a su oficina, revisa los pendientes sobre el escritorio, alista el informe que debe sustentar a la junta, hace una pausa y se detiene a mirar por la pequeña ventana en absoluto silencio, sin pensar en nada, solo allí parado, hasta que escucha el chirriar característico de la puerta y oye la voz de Laura saludarlo y decirle que lo están esperando en el comité.


JUEVES 2 DE NOVIEMBRE, 2:30 P.M
Hoy hay un ambiente especial en la oficina, todos se han reunido para celebrar el cumpleaños de Laura y las risas y bromas se escuchan por doquier...para Louis es otro día donde todo ha transcurrido sin mayor novedad; la tranquilidad y armonía en su vida puede palparla a cada momento, parece que nada puede perturbarla.


3:45 p.m., Louis va de salida y se encuentra con un mensajero preguntando por el encargado de recibir la correspondencia.


_ El mensajero: ¡Buenas tardes! ¿a quién puedo entregarle la correspondencia?


Louis sonríe y con un gesto le dice:


_ Cualquiera de ellos, yo ya voy de salida.


VIERNES 3 DE NOVIEMBRE, 10:40 A.M
Louis llega a su trabajo después de atender varias citas por fuera, le hace una pequeña broma a Laura acerca de cómo terminó la fiesta y entra con afán a su oficina, debe enviar un correo antes de recoger a su hijo mayor en el colegio.


_ Ayer llegó para ti un sobre por correo certificado, lo dejé sobre el escritorio.


_ ¿Correo Certificado? ¿De quién?

Toma el sobre con curiosidad y recuerda al mensajero del día anterior; el paquete lo ha enviado Buba, el desconcierto deja a Louis de una pieza que sin dudar le marca a su amigo.


_  ¿Estás loco? ¿Ahora qué locura se te ha ocurrido? ¿Qué crees que voy hacer con esto?


_ En mi tierra saludamos primero, Jejeje... y si ya lo abriste, podrás notar que son un par de reservas en aquel bello apartamento al que querías ir para ser feliz, junto con los tiquetes aéreos y lo que pretendo es simple: Solo quiero que hagas realidad tu sueño, que seas feliz.


Louis suelta por un instante el móvil, se lleva las manos a la cara y observa las reservas sobre el escritorio.


_ ¡Alooooo! pequeño hermano, ¿sigues ahí?


_ Si, si, si… claro que sigo acá, es solo que me has sorprendido y no se que hacer.


_ ¿Qué hacer? eso es fácil, haces la maleta, aprovechas mi regalo, rompes con la rutina y acabas de una buena vez por todas con tu vacio.


_ ¿Y cómo le explico a Jacqueline sobre este viaje? Me hará preguntas.


_ En verdad no creo que sea tan difícil ser feliz para ti, algo se te ocurrirá… pero por favor no dejes perder en esta ocasión las reservaciones y los tiquetes que el dinero no brota de los árboles, jajajaj…


Louis, guarda silencio y solo le dice que lo pensará.


_ Tienes 10 días para tomar una decisión, todas las reservas vencen en algún momento y deseo verte realmente feliz hermano, lo mereces.


_ ¿Te he dicho que estás loco, verdad?


_ No que lo recuerde, la verdad.


La llamada terminó con un par de frases más y Louis guardó las reservaciones en uno de los cajones de su escritorio.  El regalo de su amigo lo ha tomado por sorpresa, le hizo recordar todos sus planes del viaje con Marianne y ahora dejan de ser un recuerdo para ser la posibilidad de una realidad.
¿Cómo hacer para no revivir cada plan hecho con Marianne y no escuchar su voz repitiéndole que lo amaba que no veía la hora de estar en sus brazos?


¿Cómo hacer para desear no vivir aquellos momentos que juntos soñaron?


Continuará...

¡LLEGARÉ!
Y llegaré como bruma hasta ti,
para envolverte y besarte y congelar así ese momento inolvidable.
Y llegaré para ser la estela que dejas al romper con tu caminar la niebla.
Y llegaré para ser el suspiro frío que exhalas de tu boca cuando mi beso te toca"
PIA ARIZAL




Comentarios

  1. Wuauu...Yo quiero un amigo así...!!! Ajajajaja....Tan real como la vida misma querida Pia, yo tengo amigas que harían eso y más por mi....Creo que la amistad juega un papel muy importante cuando de mal de amores se trata....Buenísimo capítulo, se lee con gran delicia...Gracias por compartir hermanita, besitos y un mega abrazo...Me encantó...!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si mi María del Socorro Duarte, los amigos son tesoros, aunque cabe decirse que no todos, solo en los momentos más críticos y difíciles de nuestras vidas son aquellos tesoros de verdadeeos amigos quienes nos acompañan y nos brindan su ayuda y apoyo.
      En el caso de Louis, Buba es más que su amigo, es su hermano y como tal lo ayudará y apoyará en la decisión que él tome.
      Me alegra que te haya encantado, esta historia la he escrito con todo mi corazón.
      Un abrazoteeeeee.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

QUE GANAS TENGO DE TENERTE