TE CONSUMO
Tienes en la vida tantas oportunidades para ser feliz pero por diferentes razones no siempre las aprovechas, quizás los prejuicios sociales, los principios inculcados en la infancia o por simple egoísmo o vanidad dejas pasar personas y momentos que no vuelven a repetirse, dejando ese sin sabor de lo que pudo ser y no fue pero sobre todo escribiendo en el libro de tu vida una triste línea llamada: Arrepentimiento.
Hace aproximadamente cuatro años atrás salía de una terapia con mi tanatóloga, estaba pasando por la ruptura de mi matrimonio que me dejó una experiencia bien caótica y de una u otra manera muy dramática para como yo bien había concebido lo que sería mi vida... y como ella bien me lo decía, toda esa experiencia, sentimiento de fracaso y error era otro tipo de duelo.   
Volviendo al tema, ese día que salí de aquel sitio, caminaba algo ausente y confusa, iba por mi carro; a la entrada del parqueadero había una mujer ya anciana acompañada por otra mujer de edad madura muy seria, la anciana sin embargo nunca me quito los ojos de encima, tanto que no pude esquivar su mirada, ella me sonrió y sin mediar tan siquiera un saludo, me dijo: "De lo único que debes arrepentirte en la vida es de lo que no hagas, nunca lamentes nada de lo ya has hecho, cuando llegues a mi edad vas a entender lo que hoy te digo" Me quedé absorta en sus palabras y como un ente pagué las horas de parqueo, cuando quise preguntarle porque me decía esas palabras, ella ya no estaba ahí, había desaparecido frente a mis ojos.  
Nunca la voy a olvidar, era una dulce y amable anciana que se anticipó a un momento futuro que dejé pasar.

TE CONSUMO

Consumo tu recuerdo cada día 
y día tras día
como quien de un sorbo
se bebe una copa.

Consumo tu recuerdo
con hambre, con dulzura
y contemplo el pasado
lastimado que dejo tu beso.

Consumo el recuerdo de tu abrazo
en medio de la noche fría,
donde las palabras eran melodías
y el latido de tu pecho una sinfonía.

Te consumo como el fuego al cigarro
que lentamente se va terminando
dejando un rastro de olor a tabaco
y de ambil en la boca.

Te consumo vida mía
con la necesidad de tenerte
de nuevo algún día.




PIA ARIZAL



Comentarios

Entradas más populares de este blog

QUE GANAS TENGO DE TENERTE