LA PRIMERA VEZ QUE TE VI



Era una mañana fría como pocas ... 
El cielo no tenía esbozo de nube alguna y su azul era como el del frío hielo, el resplandor del sol llenaba cada espacio pero no calentaba, el viento se movía con sútil gentileza entre las personas y las cosas; podría decirte que era un maravilloso inicio de primavera o quizás el final del otoño, pero tú lo sabes bien... tan solo era enero.

Yo estaba allí, había escapado de mi trabajo, era un viernes de esos donde quieres respirar y disfrutar del silencio y un buen café; llevaba puestos mis jeans mas cómodos y algo desgastados, una sencilla camisa en seda de azul oscuro, mi abrigo y  los tacones tan altos como podría llevarlos, mi cabello ensortijado y de oscuro moca.  Ese día sabía que por primera vez te vería, contaba el tiempo y solo imaginaba qué pensarías, de que hablaríamos, cómo te saludaría; definitivamente esa era mi mayor inquietud: ¿Cómo te saludaría? 

Solo habían transcurrido quizás 15 minutos cuando levanté mi mirada, venías algo afanado, tus pasos eran largos y seguros, tu mirada delataba un pensamiento perdido... Créeme!!! yo te observaba... fue justo ahí cuando nuestros ojos se encontraron y tu cruzaste tan rápido como podías, tu boca dibujó una tímida sonrisa y tu mirada se batió a duelo entre mis ojos y el suelo.

Recuerdo que sonreí al verte parado frente a mí, extendí mi mano para saludarte, pero tú ni siquiera lo pensaste... tus brazos me rodearon y aproximaron con firmeza mi cuerpo al tuyo... tu corazón palpitaba tan fuerte que podía sentirlo golpear contra mi pecho, tus manos temblaban y se hicieron frías, mientras tus ojos hurgaban en los míos con ansiedad, felicidad, emoción, duda, sorpresa y el desespero que delató tu mano recorriendo tu cabello...fue justo ahí cuando rompiste mi asombro con un beso.

La primera vez que te vi, no fue la primera vez que te conocí!!!



NO ME FALTES!

No me faltes, no me dejes... 
quédate a mi lado siempre.
Arrúllame con tu voz.
Escóndeme en tu pecho.
Abrígame con tus brazos.
Aliméntame con tus besos.
Arrópame con tu piel.
Tómame con tus manos.
Ilumina mi camino.
Confúndeme con tus caricias.
Sedúceme con una sonrisa.
Embriágame con tu dulzura;
Y si aún queda un poco de piedad en tu alma, 
condéname al veneno de tu mirada.

PIA ARIZAL 

Comentarios

  1. Que belleza de letras querida Pia....Una historia que es poesía pura a grandes tragos....Es como saborear un cafe con mi libro favorito entre mis manos....Felicidades hermana....Estás suprema....Besitos y un abrazote....!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, que comentario más hermoso me haces, me llena de emoción leer tus palabras y de motivación para continuar.
      Un beso y un abrazo gigantesco hermanita, gracias por estar siempre conmigo.

      Eliminar
  2. Maravillosa entrada Llena de sentimientos encantadores sabias letras gracias por compartir feliz semana saludos cordiales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isidro, gracias por llegar; me encanta que te haya gustado.
      Un abrazo!

      Eliminar
  3. Que bonito sería encontrar el amor de esta manera.
    Precioso poema!!!

    ResponderEliminar
  4. Prima, me siento muy orgullosa de llamarte prima, eres elocuente con tus palabras, dices las frases más bellas, frases que delatan el amor tan poético que hay en ti.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

QUE GANAS TENGO DE TENERTE